martes, 18 de octubre de 2011

Arcos de la Frontera; fin de semana en el corazón de Cádiz

Sin duda alguna, hay lugares en los que uno se quedaría toda la vida.
A orillas del Guadalete, Arcos de la Frontera, tiene la fama de ser uno de los pueblos más bonitos de España; y yo no vendré a desmentirlo, por lo menos es uno de los más bonitos que yo he visitado.


Un poco de historia:
La presencia humana en la roca dónde se asienta este hermoso pueblo, proviene de tiempos remotos, de los que se han encontrado vestigios romanos y árabes, e incluso algunos restos de hachas del paleolítico. La conquista de la ciudad por los cristianos fué en el año 1255, perdiéndose nuevamente y volviendo a ser reconquistada definitivamente en 1264 durante el reinado del Rey Sabio.

Qué visitar?
Al interés de los monumentos que voy a ir describiendo, hay que unir la originalidad de sus estrechas y empinadas calles, y el encanto peculiar de sus patios.
Me sería imposible trazar un recorrido, ya que lo mejor es dejarse llevar por cualquiera de sus callejuelas, que siempre revelarán tras alguna esquina, un rincón impresionante.



*Me llamó mucho la atención, que en todas las esquinas del casco antiguo hubiera columnas adosadas a las casas. Un amigo me contó que antaño el fin de estas columnas era el de repeler de alguna manera el roce de los carros en las fachadas de las casas; de hecho se las denomina "botarruedas".

Lo mejor para visitar la ciudad, es dejar el coche en la parte baja y ascencer caminando; y ya saben: "Las cuestas hay que comenzar a subirlas como un viejo para llegar arriba como un jóven"... doy fe de que es verdad.
En el ascenso, se pueden ver lugares como el Hospital de San Juan de Dios o el Palacio del Conde del Águila, con una estrechísima fachada de piedra con un solo ventanal de estilo gótico. Si tienen la suerte de encontrar la puerta del palacio abierta, podrán ver la curiosa escalera de piedra encalada, en la que el piso de sus peldaños al igual que el suelo del portal, están pintados de negro. Tiene cierto aire tenebroso.



Un tanto más arriba, nos sorprenderá tras una esquina (en la que venden unos helados riquísimos) la impresionante fachada gótico-plateresca de la Basílica Menor Parroquial de Santa María de la Asunción, que data de los primeros años del s.XVI. En el interior, su retablo mayor está dedicado a la Inmaculada y sus capillas laterales a el Bautismo, el Rosario, el Sagrario, San Francisco Javier, el Cristo del Perdón y San Antonio. Su sacristía alberga un museo artístico-religioso. El lado malo es que solamente se puede visitar en horario de misas.




La parte posterior de esta basílica, viene a dar a la Plaza del Cabildo. Un amplio espacio abierto adaptado como aparcamiento, en el que se puede encontrar el Ayuntamiento, el Castillo, el Parador de Turismo y el Paseo-Mirador. Esta plaza, fué el antiguo patio de armas del Castillo, también hizo las veces de mercado de abastos y plaza de toros.
*El mirador ofrece unas vistas impresionates al río Guadalete desde una altura realmente vertiginosa; mi visita fué en otoño, por lo que se veían los campos de algodonales blancos en contraste del verde amarillento de los árboles en esta época.




Descendemos de nuevo entre callejuelas y pasamos por el Convento de las Mercedarias Descalzas, que forma junto a algunas tiendas de artesanía y recuerdos una plaza muy coqueta.



Otro rincón que merece la pena visitar es la Plaza de la Iglesia de Santiago Apostol, cuya torre se puede divisar desde casi todos los rincones del casco antiguo, y ofrece unos puntos de vista muy atractivos para los/as amantes de la fotografía con bonitos contrastes entre la cal y la piedra. De estilo barroco tiene sus orígenes en el s.XVI; lo triste fué encontrarla cerrada en Domingo.






Muy cerca de la Iglesia de Santiago, en sentido descendente, encontraremos el Mirador de los Abades, otra coqueta plazoleta con vistas al Lago de Arcos y al casco antiguo.






Evidentemente, me han quedado muchos rincones de Arcos sin describir; claro, no pienso desvelaros todas las sorpresas que esconde este pueblo...

Dónde comer?
Si lo que buscamos es degustar comida típica de Arcos, sin duda alguna os aconsejaría el Restaurante "El Convento", muy cercano a la Plaza del Cabildo, el comedor está situado en lo que sería el claustro de un antiguo convento, hasta se puede ver junto al patio una pequeña capilla con un impresionante retablo barroco.
*Aquí se ofrece un extenso menú por un precio muy asequible (6`50€ por persona) y obsequian a los clientes con una fresca jarra de sangría. ¡Prohibido irse sin probar el café!! Toda una delicia; de lo mejorcito que he probado en mucho tiempo.
Otro lugar que "descubrí" para almorzar, fué a las afueras de Arcos, en un paraje al que llaman "El Tajo del Águila", en plena naturaleza y con una preciosas vistas al río y una panorámica excelente de la ciudad; eso sí, el menú nos lo llevamos de casa... tortilla de camarones y ensaladilla rusa.
*El inconveniente eran las hormigas.





Otros datos de interés:
-Para dormir hay varias opciones, desde el Parador de Turismo, pasando por diversos hoteles, hostales y casas rurales hasta un camping en las orillas del pantano de Arcos.
-Si venimos en coche, lo mejor es dejarlo a la entrada del pueblo, ya que las calles son muy estrechas y el aparcamiento de la Plaza del Cabildo, casi siempre está lleno.
-La mejor época para hacer la visita dicen los lugareños que es la primavera, aunque yo la hice en otoño y también se lo aconsejo a todo el mundo.
-El punto negativo se lo pongo al horario de los monumentos, que se encuentran cerrados en su mayoría durante el domingo (cosa muy extraña en un lugar turístico). Salvo algunas iglesias que abren en horario de misa.

Aquí os dejo un pequeño vídeo que realicé con algunas de las fotos que tomé en Arcos de la Frontera:


5 comentarios:

  1. es una de las muescas que aún le faltan a mi maleta. Pero la conseguiré. Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Estupendo reportaje Eva. Además está vez no puedo estar más de acuerdo contigo, porque Arcos de la Frontera es uno de mis pueblos favoritos de Andalucía, sin duda el que más me gusta de la provincia de Cádiz. Pasear por sus callejones, asomarse a sus miradores y echar fotos por sus rincones es todo un lujo. Así lo has mostrado tú también con tus fotos.

    ResponderEliminar
  3. Aunque nunca viajaré a España de donde emigraron mis antepasados al sur del mundo, debo proclamar al mundo que la llevo en mi corazón.

    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. No dejes de ver Vejer de la Frontera. En primavera o en otoño......
    Sobre tus pesquisas en torno al libro de "Leyendas de Alcala la real" puedes escribirme a mi correo 2suma2@gmail.com. Y repito, lo que te cueste me lo dices antes, porfa. No faltaria mas.

    ResponderEliminar
  5. Arcos de la Frontera es un pueblo con mucho encanto, no hay nada más que ver tu reportaje para confirmarlo, siempre que paso por Cádiz me gusta visitar este pueblo si tengo la oportunidad.

    Saludos

    ResponderEliminar