lunes, 8 de agosto de 2011

Portugal: El Algarve

por Miguel Ángel Arévalo Merino

Durante los últimos días, desde el 31 de julio al 4 de agosto, hemos aprovechado para visitar en familia una parte de la península ibérica de la que habíamos oído hablar en numerosas ocasiones pero a que no habíamos tenido la oportunidad de viajar, el Algarve portugués, esto es, como su propio nombre árabe indica, "el oeste" de nuestra península y a su vez, la zona más meridional de Portugal. Para poder visitar los principales lugares de interés, Albufeira, Vilamoura, Faro, Loulé, Tavira, Ilha de Tavira, Lagos -no confundan con la cercana Lagoa-, Sagres y Cabo de San Vicente nos alojamos en un pequeño hotel de la localidad de Boliqueime, Hotel Sao Sebastiao casi centro geográfico de esta región portuguesa y que nos permitía un fácil acceso, con un máximo de 45-50 minutos, a cualquiera de los lugares que queríamos visitar. Por fortuna, toda esta zona del vecino país cuenta con una carretera arterial, la Vía Infante de Sagres, una autopista gratuita -por el momento-, que
conecta a la perfección todos los puntos principales de lo que debe ser una visita eficiente y rápida de esta región.

Sinceramente, procuro ser práctico con esta entrada y no remitirme a dato
s exactos recurriendo a información on-line, por ello pido disculpas si cometo algunas inexactitudes, las propias de un turista que simplemente ha conducido la zona estos días y que se queda con impresiones, no tanto con datos numéricos. Calculen ustedes que la costa sur del Algarve puede tener una longitud, aproximada, similar a la de la costa de Huelva, por tanto hablamos de unos 175 kms de longitud más o menos que hacen de todo este lugar un entorno abarcable y visitable en 4 días. Situándonos en un punto cercano a Vilamoura-Boliqueime, todos los destinos quedan a no muy larga distancia, lo cual permite pensar que con vehículo propio se puede visitar el Algarve a la perfección.

Igual que no soy exacto para datos kilométricos, me guiaré por mis "vibraciones" para sugerirles enclaves que me han gustado y que hacen de este sitio algo especial: Lagos, Fortaleza de Sagres y Cabo de San Vicente. Nos hubiera gustado visitar la Praia de Dona Ana, en la ciudad de Lagos, pero créanme si les digo que cuanto más se acerquen al
Cabo de San Vicente más bajarán las temperaturas. Háganse la idea de que en un mismo día, esto es verdad para cualquier día de verano, la temperatura en Vila Real de San Antonio -primera localidad portuguesa pasado Ayamonte- puede ser de 30-31 grados y llegados al cabo de San Vicente, las temperaturas pueden ser, con toda probabilidad, de 20-21 grados, lo cual hace muy poco apetecible bañarse en aquellas playas tan occidentales y cercanas al "finis terrae" portugués.
Casi a diario, en San Vicente tienen un clima húmedo, ventoso, inclemente, ingredientes todos que hacen de estas playas un lugar que, aunque bello, poco apetecible para el baño. Sin duda alguna, dediquen una mañana entera a visitar Lagos, es una localidad principalmente dirigida al turismo, con razones sobradas, Plaza del Infante Don Enrique el Navegante, callejuelas angostas perfectamente blanqueadas, dinteles y pilares de las puertas decorados de las formas más variopintas, siempre de un color vivo, predominando el azul añil, que hace un juego exquisito con el blanco de sus paredes y que tanto nos recuerda a otros lugares de Andalucía; el rosa o el verde, para edificios enteros, también resulta muy llamativo. Si desean tener un mapa detallado de Lagos para una visita de una mañana, aquí lo tienen. Coman en el Restaurante Dos Artistas, en donde mi esposa y yo íbamos a almorzar y no pudimos hacerlo al contar en nuestro viaje con nuestro hijo Alejandro y por razones horarios hubimos de comer en otro lado, este restaurante tiene un aspecto simplemente
exquisito y los precios son bastante aceptables.

En la tarde del mismo día que visitan Lagos pueden aprovechar para ir a a la Playa de Portimao, al este, o dirigirse al oeste y en apenas unos 30 minutos llegar al Cabo de San Vicente, que tan sólo cuenta con un faro pero en donde las vistas son absolutamente impresionantes, con acantilados que pueden superar los 50 metros de altura en perfecta perpendicular, en donde uno tiene la sensación de estar al final de todo, al final de la tierra, con todo el Atlántico al frente, amenazador e incierto. También recomendaría la entrada a la Fortaleza de Sagres; Sagres es, en justicia, otro "finis terrae", tanto como pueda serlo el Cabo, con la particularidad de que desde aquí se tiene una mejor perspectiva de los acantilados que conducen hasta el Cabo, además de que las puestas de sol son simplemente maravillosas.

En cuanto a playas, yo, como les he dicho, evitaría las playas más occidentales de Lagos o Portimao, la de Lagos por contar con días fríos y por no tener excesiva extensión, los que vamos con niños siempre buscamos lugares grandes, la de Portimao por ser enclave de
aglomeración turística low-cost, tanto como pueda serlo Albufeira. Albufeira me sorprendió por su playa, nunca he visto tanta gente en menos espacio, ni creo que vuelva a hacerlo. Si les gusta que le pisen la toalla los de al lado, o que los de al lado le coloquen la sombrilla en el centro de su propio bolso de playa o que a su alrededor se le coloquen jóvenes con música pastillera a todo volumen, Albufeira es su lugar, no lo duden. Además, este lugar es curiosísimo, recuerda con total nitidez a una ciudad de nuestra Costa del Sol que vió un extraordinario boom turístico en los años 60-70, las calles son lo mismo, la playa es parecidísima, los acantilados que dan a la playa con bajadas de ascensores idénticos, incluso las calles de la localidad de Albufeira, todo casi calcado a imagen y semejanza de ese otro lugar de nuestra Costa del Sol. En Albufeira, también, sorprende la cantidad de conchas, de todos los tamaños, algunos amenazantes, que plagan sus arenas, hay puntos en donde casi hay más conchas que arena, algo curioso.

En Faro yo recomendaría otra tranquila visita de una mañana. Empezaría entrando por la antigua puerta que da acceso su "Vila Antigua", visitando, antes de nada, la Sé Catedral, desde cuya cúspide puede divisarse a la perfección el entorno de toda la ciudad, sobrecogiendo la belleza de sus marismas, especialmente con marea baja. También recomendaría la visita a la Iglesia do Carmo, situada en una plaza realmente bella pero circundada, en esa misma plaza,
por edificios de veinte plantas, casas de una sola planta que se caen, otros edificios sin pintar desde hace décadas, bares de complicada catalogación, es éste, la del Largo do Carmo en Faro, un ejemplo de cómo los ayuntamientos, a lo largo de las décadas, deben ocuparse de no permitir edificaciones que no van con el entorno y que son, simplemente, una aberración urbanística, sobre todo porque la Iglesia do Carmo tiene una fachada barroca sensacional, contando en su interior con una pequella "Capela dos Ossos", capilla de los huesos. Alguien se entretuvo en idear y construir esta capilla con los cráneos y huesos de más de mil monjes, y allí que están los restos, uno ve las paredes abigarradas con huesos de todo tipo y, de poco en poco, el cráneo correspondiente, tan morboso como curioso de visitar. Faro no es una ciudad demasiado hecha para el turista, es una ciudad portuaria, mejorable en el cuidado de muchas viviendas familiares y que recuerda a la perfección a localidades andaluzas de la costa oriental en donde el rápido desarrollo urbanístico ha hecho convivir las más modernas estructuras con lo más modesto y descuidado.

Resulta curioso que, quizás, lo más interesante del Algarve esté en sus extremos, Sagres-Cabo San Vicente por un lado y Tavira-Ilha de Tavira por otro lado. Les recomiendo que visiten Tavira y sobre todo, que utilicen el barquito que les lleva hasta la Isla, en pleno Parque Natural de Formosa. Esta Isla se ha formado por la sedimentación en el estuario y marismas del Parque Natural de Ría Formosa. Los billetes para estos barquitos son muy económicos, aunque la frecuencia de los barcos suele ser de una hora, no tan frecuentes como se cita en muchos sitios web. Les advierto, para estos barcos las 4 en punto puede ser las 3.45, las 4,10, o cualquier hora en torno a la hora en punto, luego estén preparados para emociones como la de llegar puntual y descubrir que el barco ya se ha ido y que Dios sabe cuándo vendrá otro, con lo que los taxi-barcos, rápidas lanchas de alquiler, hacen su agosto entre turistas que lleven algo de prisa. Puede que la mejor playa del Algarve sea Isla Tavira, luego no pierdan esta oportunidad.

Las playas del Algarve, en términos generales, son de extensiones de arena más estrecha que las onubenses o gaditanas y la calidad de la arena suele ser aceptable en algunos casos y mejorable en otros. La mejor arena del Algarve puede que esté en Isla Tavira, arenas blancas, finas y de extraordinaria calidad, con aguas cristalinas y de un azul turquesa precioso. Lo de que Isla Tavira una playa nudista "oficial" tal vez pueda ser así,
apenas 4-5 bañistas escondidos y sitiados entre los montículos de las dunas no creo que hagan de esta playa un sitio espeicialmente pródigo para el naturismo, todos llevan ropa, por lo que puede denominarse como playa "textil" a todos los efectos.

Les animo a que visiten el Algarve, con 3-4 días es más que suficiente, es lo que nosotros hemos empleado y hemos tenido tiempo sobrado, contando con vehículo propio, pues el tren no es una alternativa real, al no dar acceso a la mayoría de los lugares aquí descritos. Las gentes de Portugal son amables, sencillas y cercanas, siempre les darán una muy cálida bienvenida.

1 comentario:

  1. Con este reportaje me has traido buenos reuerdos del viaje que hice el año pasado. Ciertamente, es un destino que propicia unas vacaciones relajadas, siempre y cuando se eviten las playas y localidades con mayor aglomeración.
    A lo que comentas de Albufeira añadiría, además , la gran cantidad de turistas británicos que había, con muchas ganas de fiesta.
    Estoy de acuerdo en que las mejores playas son las de la zona de Tavira, sin excluir los valores paisajísticos de otras de la zona del Cabo de San Vicente.
    Lagos también me pareció la localidad más interesante.
    Enhorabuena por esta contribución al blog. a este paso haremos de él una guía de viajes bastante completa.

    ResponderEliminar