miércoles, 26 de enero de 2011

Perú: El Valle Sagrado


Perú: El Valle Sagrado
Este artículo forma parte de una serie de capítulos sobre fotografía de viajes que se inicia con ocasión de la edición del primer número de la Revista Colodión, y que a modo de introducción, recoge mediante unas premisas básicas la pretensión de crear inquietudes y alicientes en el fotógrafo viajero, desde una perspectiva y visión personales, en la planificación y prioridades a la hora de proponerse una viaje de estas características.
En próximos capítulos se referirán fuentes de información y datos para iniciar el diseño de nuestro propio viaje.
Este viaje que da contenido a este Capítulo I a la zona del Valle Sagrado en Perú, contó excepcionalmente con una base de información y experiencias, a la que pudimos acceder el grupo de amigos que nos embarcamos en esta aventura fotográfica.
Perú, había sido visitado por grandes fotógrafos de nuestro país, algunos de ellos buscando la estela del fotógrafo peruano Martín Chambi (es el caso de Castro Prieto y Díaz Burgos), en su plasmación del mundo indígena y la cultura quechua. Nuestra amistad con el prestigioso fotógrafo de viajes y reportajes Juan Miguel Alba, nos abrió las puertas a una de las primeras premisas para viajar a un lugar y poder traer un trabajo fotográfico con garantías: el guía.

Perú: El Valle Sagrado
Eugenio Serna Saavedra, chófer-guía de Cuzco se constituyó en nuestra gran baza para los que no habíamos realizado antes un viaje de estas características. Su conocimiento de la zona y las costumbres y especialmente su predisposición a lo que desea captar el fotógrafo viajero, no en vano ha guiado a innumerables fotógrafos, fueron fundamentales. El mejor plan: hospedarse en su casa de Cuzco, en un lugar privilegiado, el barrio de San Blas. Con ello ganabas en logística y economía al mismo tiempo. Sus conversaciones sobre los orígenes del Perú, además de su dominio del quechua cuando nos adentramos en el Perú más rural de esa zona del Valle Sagrado, fueron otros de los grandes atractivos del viaje.

Perú: El Valle Sagrado

Visitar Machu Pichu era obligado, y el trayecto en tren (única manera de acceder al pueblo de Aguas Calientes) una delicia por lo que se puede divisar desde la ventanilla.
Machu Pichu es una maravilla arqueológica enmarcada en un entorno montañoso surcado por el río Urubamba, que sólo puede describirse como mágico.
En contrapartida hay que denunciar que todos los pueblos y aldeas de ese camino se encuentran completamente aislados, ante la total ausencia de infraestructuras de carreteras y el prohibitivo precio del billete de tren para los peruanos.

Perú: El Valle Sagrado

Adentrarse en el Perú rural es trasladarse casi a otro tiempo. Las condiciones de vida no son fáciles: la altitud, entre 3.000 y 4.000 metros, con los efectos del soroche en algunos casos, las carencias de servicios y el estado de las carreteras, son algunos inconvenientes con los que nos vamos a encontrar.

Perú: El Valle Sagrado


Pero si algo tiene Perú es el atractivo de sus gentes, especialmente por lo arraigado de las costumbres de las comunidades indígenas y que son la verdadera materia prima para confeccionar nuestra colección de imágenes.

Perú: El Valle Sagrado


El principal consejo que cabría dar es que procuremos ceñirnos a una zona concreta, sin pretender visitar todo el país, si no disponemos de mucho tiempo. En este viaje contamos únicamente entre 9 y 10 días, período algo escaso para un viaje al otro lado del charco, que exige por tanto de una buena planificación de nuestro itinerario diario antes de partir. Conversaciones previas con el guía contratado que nos permitan ajustar dicho itinerario de tal forma que los desplazamientos no nos generen tiempos muertos y que las visitas se circunscriban a lo que verdaderamente deseamos según nuestro gusto fotográfico, resulta fundamental.

Perú: El Valle Sagrado

Hay que tener en cuenta también la sensibilidad en determinadas circunstancias. Perú es un maravilloso país, con unos tremendos contrastes, sobre todo respecto de la gran ciudad a las zonas rurales, que provoca la gran injusticia de las condiciones de vida de muchos de sus ciudadanos. El sentimiento que esto nos puede producir no puede alejarse mucho a la culpabilidad que como “guiris” nos producen las constantes solicitudes de limosna, y eso es algo con lo que tenemos que enfrentarnos.

Perú: El Valle Sagrado

Por tanto, personalmente entiendo que sólo desde una buena organización y planificación, con información previa sobre el lugar o la zona que vamos a visitar, apoyada en un buen guía profesional adaptado a los requerimientos del fotógrafo, podemos concluir con éxito nuestro trabajo fotográfico de viajes con el resultado de un reportaje etnográfico, paisajístico o de otro género.

Autor:
Manuel Ruiz de Quero Delgado
Viaje realizado en 2007
Este reportaje se ha realizado con cámara Hasselblad Xpan, película TriX400 de Kodak revelada con D76, escaneada con Epson Perfection 4990 y tratada con PhotoShop.

4 comentarios:

  1. Manuel, no solo haces magníficas fotografías sino que además escribes bien. Me ha encantado este reportaje sobre un viaje que, sin duda, debió ser una experiencia imborrable para ti.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Juanjo por tus comentarios y sobre todo por tu invitación a este maravilloso blog de viajes, que estoy seguro prontó tendrá muchos seguidores que buscarán en él la experiencia en destino de viajeros como tú y tus colaboradores apoyados con buenas imágenes, y que puede ser una buena fuente de información y consulta.
    ¡Larga vida a Navegando a Bizancio!

    ResponderEliminar
  3. En efecto son una maravilla, gracias por la recomendación

    ResponderEliminar
  4. Unas fotografías en b/n preciosas que muestran la gente de esas tierras y el ambiente callejero. Buen reportaje. Un saludo.

    ResponderEliminar