jueves, 28 de octubre de 2010

Alcalá la Real; la vida en la frontera.

por Eva María López



...Hacia la noble Alcalá me hace revolotear un sentimiento

como si mi corazón fuera un pájaro encerrado lejos de su nido.

alcalá es la morada única aunque esté lejos

porque las vicisitudes me lo impidieron.

¿No es el trono más grande que ví,

bello como una novia sobre el estrado?.

La luna es su corona, las Pléyades sus pendientes

y su cinturón las estrellas brillantes.

¿Acaso Alcalá no domina el verdoso campo

y quién ve su extensión no olvida sus preocupaciones?


Abú Yafar.


Ver Alcalá la Real en un mapa más grande


Alcalá la Real es un enclave de gran importancia estratégica en el sur de la Península Ibérica. Este hecho y, en especial, el carácter de frontera que tuvo en el pasado han determinado el devenir histórico de la ciudad.
Si bien la ocupación humana en Alcalá la Real está atestiguada desde tiempos tan remotos como el neolítico, su papel en la historia comienza a ser relevante en época islámica. Con anterioridad, existen testimonios de un poblamiento continuado a través de numerosos yacimientos arqueológicos distribuidos por todo el término municipal.

La ubicación actual de Alcalá la Real, comenzó a surgir a mediados del s.XVI. Cuando años después de la conquista definitiva de Granada, la frontera dejó de estar cercana, por tanto los habitantes ya no necesitaban refugiarse tras las murallas de la fortaleza y comenzaron a surgir pequeños vecindarios alrededor de conventos e iglesias que se iban edificando fuera de la ciudadela militar, hasta llegar a ser lo que es hoy, un municipio de 23.000 habitantes distribuido básicamente entre dos cerros; el de la Mota (de ahí el nombre de la fortaleza) y el cerro de las cruces, cuyo nombre radica en un víacrucis medieval que se recorría en ese lugar. El término municipal de Alcalá abarca la propia ciudad de la Mota y 16 aldeas.



FORTALEZA DE LA MOTA:


Es recomendable la ropa cómoda, poca carga y poca prisa, ya que la fortaleza es el punto más alto de la ciudad, y conviene recordar que vamos a visitar la fortaleza más alta de Europa (1.033 m. sobre el nivel del mar) y la 2ª más grande de España (3 hectáreas en la ciudadela más la triple muralla elíptica). También es más aconsejable visitar la ciudad en otoño o primavera, ya que aquí somos de temperaturas algo extremas.
Iniciaremos el ascenso a la fortaleza paseando por los jardines de la Mota y siguiendo el recorrido de las murallas. Esta fortaleza, tenía a su alrededor 3 murallas elípticas las cuales estaban cerradas por 9 puertas; hoy día solamente se conservan 3 de estas puertas: La puerta de las Lanzas, la puerta de la Imagen y la puerta del Peso de la Harina, que dispone de un estupendo enclave desde el cual en los días claros, se divisa perfectamente Sierra Nevada, La fortaleza de Moclín, la línea de Atalayas de la frontera y el arrabal de Santo Domingo, donde se pueden ver los restos de la 1ª iglesia cristiana que se edificó en Alcalá la Real tras su reconquista definitiva a manos del rey Alfonso XI el día 20 de Diciembre de 1.341.




Al pasar la puerta del Peso de la Harina, que era donde se estableció el control de mercancías que entraban en la ciudad en la época de la frontera, nos encontramos en la pequeña Plaza Baja, donde se ubicaba el mercado y actualmente puede visitarse una reconstrucción de una pequeña botica medieval. Desde este lugar, ya se observan la Iglesia Mayor Abacial, las Casas del Cabildo, la Torre del Homenaje, la de la Cárcel y los restos de las calles y casas medievales.


La Torre del Homenaje forma parte de la alcazaba militar, que a su vez se distribuye en tres torres, Homenaje, Campana y Mocha, unidas entre sí por unos altos adarves entre los cuales se encuentra el patio de armas formando un triángulo. Una de las curiosidades de este patio de armas, es que en sus muros se pueden ver perfectamente multitud de marcas de cantería, algunas de ellas de origen masónico; y otra, es que en el interior se guarda una gran cantidad de bolines de las catapultas, algunos de ellos con unos 50cm de diámetro. Se puede subir a todas las torres, y en el interior de sus salas, están recreados varios audiovisuales explicativos para el visitante que no disponga de guía.


La iglesia abacial, que es uno de los puntos fuertes de esta visita (si no el que más). Lo primero que sorprende al visitante es que solamente es una iglesia por la parte exterior. En el interior nos encontraremos pisando sobre un suelo de metacrilato, (que no todos los visitantes se atreven a pisar) bajo el cual se distinguen restos de multitud de enterramientos y restos arqueológicos partiendo desde el neolítico, y pasando por las culturas íbera, romana, visigoda, musulmana y medieval. También se puede visitar el coro de la iglesia, el despacho del abad y la torre del reloj, además de ver un audiovisual sobre la vida en la frontera. La construcción de esta iglesia data del s.XVI y se edificó sobre los restos de una iglesia gótica del s. XIV que a su vez suplantó la mezquita mayor de la ciudad. Su arquitectura tiene una mezcla algo arriesgada de arquitecturas renacentista, gótica y clásica, con algunas capillas manieristas y platerescas.


*Es muy impactante darse cuenta de que en prácticamente diez metros cuadrados ha quedado la impronta del paso del hombre por este lugar desde la prehistoria, pero si el visitante no se hace con un acompañante que conozca un poco la historia del lugar, le será imposible distinguir estos restos, ya que a simple vista, todo parecen tumbas. Si alguien se anima a venir, estaré encantada de mostrarle estos lugares.


CASCO ANTIGUO:


La iglesia de San Juan Bautista, es la más cercana a la Fortaleza. Es una coqueta iglesia renacentista construida entre los siglos XVI-XVII y a la que se accede a través de un patio típico andaluz. Es una sencilla capilla rectangular con bóveda de cañón. En su interior guarda la imagen del Stmo. Cristo de la Salud, una de las más queridas y populares del pueblo. Desde el interior de la iglesia, se accede a un museo muy singular y a la vez desconocido: el museo de religiosidad popular, en el que hay verdaderas curiosidades originarias de la devoción privada como pueden ser cilicios, todo tipo de rosarios y biblias escritas en diferentes idiomas, además de un sinfín de objetos curiosos.


*Este lugar es uno de mis rincones favoritos, quizá sea porque he pasado aquí toda mi vida, en el patio que da acceso a la iglesia, hay una frondosa parra con buena sombra y dulces uvas y un pozo con agua fresca y algunas sillas de anéa donde sentarse un rato a disfrutar de una buena charla; es un lugar apto para bohemios.

Ya en el centro del pueblo, podremos ver el Paseo de los Álamos y en sus aledaños, podremos visitar el Convento de Capuchinos s.XVII (actual biblioteca municipal) y la Iglesia de San Antón s.XVII con su capilla aledaña del Cristo de la Misericordia del s.XIV. y el Pilar de los Álamos s.XVI, que fue el primer edificio civil que se construyó en la ciudad fuera de la fortaleza y que era una de las puertas de entrada al pueblo aunque ahora se encuentra en el mismísimo centro.



Siguiendo por la calle principal de Alcalá, conocida popularmente como "El llanillo", nos encontramos el Palacio Abacial s.XV. Este palacio se construyó sobre una casa solariega y tiene una de las fachadas más emblemáticas del pueblo, ya que su arquitectura reúne trazas del barroco italiano y del barroco francés. En su interior podremos visitar el muséo arqueológico de la ciudad.



Si seguimos dirección norte por El Llanillo, en la misma acera nos encontramos la iglesia convento de las Dominicas s.XVI, cuya capilla alberga como imagen principal a la Virgen del Rosario. Es una capilla rectangular con un bellísimo artesonado de madera y en su parte posterior se puede ver la clausura de las monjas a través de una celosía.

*Actualmente hay un grupito de monjas procedentes de Madagascar que entonan preciosos cánticos con los ritmos de aquellas tierras, es una curiosa mezcla la del sobrio entorno con los gráciles cantos que si el viajero tiene la ocasión de escuchar, seguro no quedará indiferente.


Abandonaremos por el momento las bonitas casas señoriales del Llanillo para coger una de sus callejuelas hasta la iglesia de las Angustias, también llamada de Sto. Domingo, esta iglesia del s.XVIII tiene una bóveda muy llamativa y de dificilísima ejecución, en este templo se guarda la pila en la que recibió el bautismo el gran imaginero Martínez Montañés, pero sin duda la que capta todas las miradas dentro de esta iglesia es la Virgen de las Angustias (1940), también aquí se aloja la imagen de la Entrada de Jesús en Jerusalén (La Borriquilla 1983).


A unos 100 metros de la iglesia de las Angustias, nos encontramos la Plaza del Ayuntamiento s.XVIII, una amplia plaza con mucha luz que se encuentra entre el mismo edificio del Ayuntamiento y las “Casas de Enfrente” que albergaban la lonja del mercado y su construcción es muy parecida a la del ayuntamiento.


Volvemos de nuevo hacia el Llanillo, y a unos 80 metros hacia el norte nos encontraremos la iglesia de Consolación, también llamada de Sta. María la Mayor s.XVI. Es un templo de grandes dimensiones con planta de cruz latina, en su interior está la mayor muestra de retablística alcalaína y alberga las imágenes de la mayoría de las cofradías de Semana Santa, aunque la imagen más venerada es la de la patrona, la Virgen de las Mercedes que se encuentra en el camarín del retablo mayor de esta iglesia.

*Bordeando la iglesia, se entra a una plaza que los alcalaínos la llamamos "El Juego Pelota", donde termina la plaza hay una ermita donde se venera el Ecce-Homo. También en esta plaza, hay un bar en el que se puede degustar una buena muestra de la cocina típica alcalaína, con muy buen servidio y a buen precio; El Bar Madrid.


*En frente de esta iglesia se encuentra la Fuente de la Mora, de construcción actual, aquí terminaría la visita por el casco antiguo de Alcalá la Real, pero antes de marcharnos de este entorno, Junto a la fuente de la mora, hay un pequeño lagar familiar donde se pueden degustar los vinos de la tierra, así como embutidos y quesos de fabricación casera. En el interior, bajo tierra, hay una pequeña cueva que en tiempos de la guerra civil se usaba como refugio y que ahora alberga un precioso Belén que se encuentra expuesto todo el año.



Otros lugares de interés para el viajero que se quede unos días por la ciudad:


-Centro de rescate de reptiles y anfibios.
-Barrio de las Cruces con sus ermitas de La Verónica y Fátima.
-Ermita de San Marcos y recorrido por los tajos y camino de los Zumaques.
-Ruta por las atalayas. (19 torres)
-Las 16 aldeas.
-Fuente del Rey y ermita de la coronada (Lugar donde acamparon las tropas de Alfonso XI cuando vinieron a sitiar la ciudad musulmana)


A tener en cuenta:


-Monumentos cerrados todos los lunes así como el 24 y 24 de Diciembre y el 31 y 1 de Enero.
-Horarios de visita a las iglesias adaptados a horarios de misa.
-La entrada a la Fortaleza de la Mota incluye la visita al museo del Palacio Abacial.
-El plato estrella de la comida alcalaína es “La Secretaria”.


Rutas en las que se inscribe Alcalá la Real:


-Camino de Santiago.
-Ruta de los Castillos y Batallas.
-Ruta del Califato.
-Legado Andalusí.
-Caminos de Pasión.
-Ruta de los Milagros.

-Ruta Romances y Leyendas.

Más información en: http://www.alcalalareal.net/turismo/index.htm











“Fija, mucho vos saluda… uno que es de Alcalá…”
Libro del Buen Amor.

3 comentarios:

  1. Una ruta completísima, Eva. Ahora lo que falta es que pueda ir pronto a darme ese paseo por Alcalá.

    ResponderEliminar
  2. Gracias Juanjo!
    Ya sabes que cuando quieras te hago de guía turística!

    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. Historia e imágenes de un lugar que atrae, digno de ser visitado. Abrazos

    ResponderEliminar